Cesar Zanellato

Insumos Fruticolas

image

Preguntas Frecuentes

¿Por qué elegir un tractor Massey Ferguson?

Massey Ferguson tiene presencia en más de 140 países y es la marca líder en ventas de tractores fruteros y viñateros en el Alto Valle con más del 60% de participación en el mercado. Tiene probada confiabilidad y robustez. Cuenta con el costo operativo mas bajo. Contamos con stock permanente de unidades y repuestos originales, además de asistencia técnica local.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de comprar un tractor?

La primer razón a tener en cuenta es el tipo de cultivo, ya que según sea la plantación serán diferentes los modelos. Otro ítem es el tipo de suelo, si el suelo es muy arenoso será recomendable la doble tracción. La potencia (CV) es sumamente importante, ya que si se van a usar implementos de arrastre (pulverizadoras, arados, etc.) se necesitara contar con un umbral de potencia de reserva.

¿Cómo mantener la seguridad e higiene cuando se usan productos fitosanitarios?

Mantener alejado del alcance de los niños y personas inexpertas. No transportar ni almacenar con alimentos. Inutilizar los envases vacíos para evitar otros usos.
Medidas precautorias generales: Mantener el producto alejado de agentes oxidantes, calor y fuentes de ignición. Transporte: en el envase original sin abrir. No transportar junto con ropas, alimentos o semillas. Durante la preparación y aplicación usar ropa y elementos de protección adecuados: guantes y botas, camisa de mangas largas y pantalón largo para cubrir totalmente brazos y piernas. No fumar, beber ni comer en el área de trabajo. Evitar el contacto con los ojos (usar antiparras), la piel y la ropa. No aspirar las gotas de la aspersión. Después de aplicar o manipular el producto: lavarse bien con abundante agua y jabón. La ropa usada durante estas operaciones debe ser lavada separadamente de otras prendas. Ante cualquier contacto o ingestión recurrir inmediatamente al centro hospitalario más cercano, llevando la etiqueta del producto.

¿Cómo mantener el monte libre de plagas?

Durante el ciclo productivo de la fruta de pepitas, aparecen amenazas fitosanitarias que ponen en peligro la sanidad de las variedades. Es sumamente importante estar al tanto de ellas mediante el seguimiento personalizado de las plantas. Ante cualquier signo de aparición de plagas es necesario el aplicamiento del producto recomendado para su combate. Nuestro departamento técnico podrá orientarlo en el uso de los productos de mejor respuesta ante la plaga. Contamos con los mejores plaguicidas de respuesta ya probada.

¿Cual es la plaga más peligrosa que hay en la región y como se la combate?

Carpocapsa (gusano de la pera y la manzana, o Cydia pomonella) es la plaga más importante en frutales de pepita, no sólo por las pérdidas directas que provoca en la economía regional, sino por los límites que impone tanto al acceso a nuevos mercados, como al comercio con los destinos tradicionales de nuestra producción, en los que aumentan las exigencias sanitarias día a día. Carpocapsa pasa el invierno escondida debajo de la corteza de árboles, en la resquebrajadura de postes, entre la leña, en forma de larva cubierta con un capullo de seda. A finales del invierno se transforma en pupa, para transformarse en mariposa. Aproximadamente para el 21 de septiembre, en la región del Alto Valle, emergen los adultos, machos y hembras, que copulan y colocan huevos a partir de los 15 días dependiendo de las condiciones atmosféricas reinantes. De esos huevos nacerán las primeras larvas de un color blanco - amarillento; buscarán un fruto recién cuajado, lo morderán y se meterán dentro de él formando un hueco en busca de las semillas. Dentro del fruto se producirán cuatro mudas, atravesando entonces 5 estadíos larvales. Ya bien desarrolladas y de color rosado con la cabeza de color negro saldrán del fruto y se descolgarán con un hilo de seda hasta encontrar un refugio. Allí, algunas larvas entrarán en diapausa hasta la primavera siguiente, el resto se transformará en pupa y luego en mariposa. Estas, al nacer y copular darán inicio a la segunda generación repitiendo el ciclo una vez más en la temporada para producir una tercera generación que, generalmente y debido a las temperaturas del mes de marzo, es la última en la región norpatagónica. Una hembra de primera generación colocará en promedio 40 huevos, mientras que las de segunda y tercera generación pueden llegar a oviponer hasta 90 huevos cada una. Se la controla a través de la utilización de métodos químicos, mecánicos o biológicos. El control químico se basa en la pulverización a las plantas de productos biocidas. El más utilizado, y a su vez el más efectivo, es el GUSATHION de Bayer CropScience, un producto organofosforado específico para larvas de lepidópteros. Los tratamientos deben ser preventivos porque todo fruto mordido pierde su calidad comercial. Por ello el primer tratamiento se realiza justo antes de que nazcan las primeras larvas. es importante que se vaya tomando registro de los carpogrados. Para colaborar en el trabajo de los agroquímicos, se realizan labores culturales, como el raspado de troncos, limpieza de cajones bins, rebaje de las plantas, eliminación del exceso de ramas, raleo de frutos, entre otras. Actualmente, la tendencia mundial en cuanto a control de plagas se refiere, es la de buscar alternativas no contaminantes, de bajo impacto al medio ambiente y sustentables; Como los métodos de control biológicos. Uno de ellos es el NOMATE de Chemiplant que es una feromona de confusión sexual.

¿Qué es la resistencia?

La resistencia a productos insecticidas es un hecho que sucede cuando una población de una plaga, en este caso de insectos, aumenta la proporción de individuos que genéticamente, no son afectados por un plaguicida. El resultado es una disminución de la eficacia de los tratamientos fitosanitarios, esta disminución suele ser consecuencia de la aplicación continuada de un mismo plaguicida o plaguicidas del mismo grupo de acción, lo que provoca que los pocos individuos poco sensibles o resistentes que pueda haber en un principio se vayan seleccionando y se reproduzcan con ventaja evidente sobre los individuos no resistentes. Después de un número de tratamientos, la proporción de individuos resistentes en esa población será muy alta. El fenómeno de la resistencia es complejo y con frecuencia se atribuye resistencia a una situación de falta de eficacia por otras causas como es una distribución deficiente del plaguicida, dosificación incorrecta, condiciones ambientales adversas, mezclas poco compatibles, uso de formulados inadecuados, etc. Así mismo la resistencia a un producto puede afectar también a otros productos de otro grupo. Por todo ello se ha de ser muy prudente y comprobar bien la calidad del producto que esta aplicando. No deje de consultar a nuestro departamento técnico.

¿Qué hacer en con los envases vacíos de productos fitosanitarios?

Formas de descontaminación de los envases vacíos de productos fitosanitarios. Después de su uso, en los envases vacíos de productos fitosanitarios quedan remanentes de los productos que contengan y es necesario eliminarlos de una manera correcta y segura para evitar riesgos al hombre, los animales domésticos y al ambiente. (suelo, agua y aire). La técnica del Triple Lavado o el lavado a presión nos ofrecen una oportunidad sencilla, rápida y económica de solucionar este problema, ya que la correcta ejecución de cualquiera de estas dos técnicas permite remover el 99,999% de los residuos presentes en el envase. La técnica del Triple Lavado consiste en enjuagar con agua limpia tres veces el envase vacío. Esto significa: Economía, por el aprovechamiento total del producto, Seguridad, en el manipuleo y disposición posterior de los envases y Ambiente, protegido por eliminación de factores de riesgo.

¿Cómo se realiza el Triple Lavado?

Los envases vacíos deben ser totalmente escurridos en el momento de agotar su contenido (no después), para ello deberán mantenerse en posición de descarga no menos de 30 segundos. Hasta que se agote su contenido, situación ésta que se evidencia por un goteo espaciado. Para proceder al Triple Lavado, se deberá llenar el envase vacío con agua limpia, aproximadamente una cuarta parte de su volumen total (Primer paso), se ajustará el tapón y se agitará enérgicamente (Segundo paso). El agua proveniente de esta limpieza se agregará al tanque de la pulverizadora para ser utilizado en la tarea de aplicación prevista (Tercer paso). Esta operación deberá repetirse por lo menos dos veces más, especialmente con aquellos envases que contuvieron un producto de naturaleza viscosa. Se utilizará siempre agua proveniente de cañerías o canillas, nunca se colocarán o sumergirán los envases en acequias, cursos de agua o lagunas para su lavado, ya que estas fuentes de agua quedarán, seguramente, contaminadas. Escurrir totalmente el contenido del envase. Primer paso: llenar el envase vacío con agua limpia, con una cuarta parte de su volumen total. Segundo paso: ajustar la tapa y agitar enérgicamente. Tercer paso: agregar al tanque de la pulverizadora el agua proveniente de esta limpieza. Repetir esta operación por lo menos dos veces más. Una vez finalizada la tarea de aplicación en el campo, los envases vacíos deberán ser inutilizados, haciéndoles varias perforaciones en el fondo con un elemento punzante y se los llevará a un depósito transitorio; éste deberá estar ubicado en un sector aislado del campo, muy bien delimitado e identificado, cubierto, bien ventilado y al resguardo de factores climáticos. Solamente deberá tener acceso el personal capacitado, no pudiendo hacerlo niños ni animales domésticos. No deben almacenarse envases vacíos en pozos o basureros abiertos, ya que son una fuente potencial de contaminación ambiental y evitar que personas o animales estén en contacto con estos residuos. Los envases vacíos e inutilizados, fuera de sus cajas o embalajes originales, es conveniente colocarlos en bolsas contenedoras o envases especiales perfectamente identificables, clasificados según naturaleza y tamaño.